Aprendiendo a escribir (II)

En el post anterior sobre Aprendiendo a escribir(I) pudimos identificar mediante una serie de preguntas los motivos que nos encaminaban a escribir y realicé el ejercicio para que pudierais haceros una idea práctica. La información que aprendo siempre me gusta darle un sentido de practicidad para que se pueda utilizar desde el minuto uno. Iremos aprendiendo con la práctica aunque nos equivoquemos.

En este post vamos a hablar sobre las herramientas que podemos utilizar para empezar a escribir. No sé a vosotros, pero cuando pienso en empezar a hacer algo de lo que no tengo los suficientes conocimientos o que no sé por donde empezar me agobia y me genera estrés y la mayoría de las veces acabas dejándolo de hacer por no conocer las herramientas necesarias para empezar. Así que elimina ese pensamiento, y vamos a ponernos en marcha.

Voy a dividirlo en dos apartados para que se pueda diferenciar entre: “¿cómo empezar?” para sobrepasar ese primer bache, algo sencillo y que no nos suponga mucho esfuerzo, y “hacer crecer las ideas” para enfocar nuestro esfuerzo mas concretamente.

¿Cómo empezar?

  1. Explorar las circunstancias.
  2. Enunciado.
  3. Diario personal.
  4. Mapas mentales.

1. Explorando las circunstancias

Propósito
• ¿Qué quiero conseguir con este texto?
• ¿Cómo quiero que reaccionen los lectores y las lectoras?
• ¿Qué quiero que hagan con mi texto?
• ¿Cómo puedo formular en pocas palabras mi propósito?

Audiencia (receptor)
• ¿Qué sé de las personas que leerán el texto?
• ¿Qué saben del tema sobre el que escribo?
• ¿Qué impacto quiero causarles?
• ¿Qué información tengo que explicarles?
• ¿Cómo se la tengo que explicar?
• ¿Cuándo leerán el texto? ¿Cómo?

Autor (emisor)
• ¿Qué relación espero establecer con la audiencia?
• ¿Cómo quiero presentarme?
• ¿Qué imagen de mí quiero proyectar en el texto?
• ¿Qué tono quiero adoptar?
• ¿Qué saben de mí los lectores y las lectoras?

Escrito (mensaje)
• ¿Cómo será el texto que escribiré?
• ¿Será muy largo/corto?
• ¿Qué lenguaje utilizaré?
• ¿Cuántas partes tendrá?
• ¿Cómo me lo imagino?

 

Ejemplo práctico:
Con estas entradas espero que tanto vosotr@s como yo, que imagino que tienes interés por empezar a escribir, atraveséis la barrera que os frena y que no os permite entrar en acción, utilizando las herramientas necesarias. Espero que sea un texto ameno y de consulta, que se pueda reutilizar cuando no recuerdes por donde empezar. En definitiva, que sea la pólvora que despierte tu interés.

Tanto tú, amigo, familiar o desconocido, imagino que estas aquí para aprender o ayudarme a compartir mi proceso de aprendizaje. Seguramente muchos de vosotros ya tengáis conocimientos, pero con que os sirva algún pequeño matiz, yo estaré contento. Con mis palabras espero que los dos encontremos un punto de unión o sinergia para ayudarnos mutuamente mediante el intercambio de nuestro conocimiento. Puedes dejar un comentario o conversar conmigo sobre lo que te ha parecido.

Espero que te sientas cercano a mí, que me comprendas y que ya que estas utilizando tu tiempo para leer esta entrada, te sea de utilidad. Los que me conocéis sabéis que soy apasionado por las cosas que me gustan y me encanta poder compartirlas.
Los textos son escritos tal y como lo pienso, utilizando las herramientas en ejemplos prácticos, como os comenté al principio, e intentare desgranarlos para poder ir asentando los conocimientos. Como podéis ver mi lenguaje es coloquial y cercano, como si estuvieras hablando conmigo mismo.

2. Desarrollar un enunciado
Consiste en buscar ejemplos y extraer características generales. Luego, contrastándolas una por una, hay que buscar semejanzas y diferencias.

3. Diario personal
Escribir entre 10 o 15 minutos todos los días sobre nuestro día nos puede permitir empezar a coger el hábito para hacer que las palabras fluyan con mas rapidez. Puedes utilizar una libreta o si te gusta la tecnología cualquier software para PC o móvil como Evernote o Google Keep. Sinceramente siempre he pensado que escribir un diario es cosa de niñas, con sus pensamientos sobre quien les gusta o quien no. Pero con lo años me he dado cuenta de que bien utilizado puede servir para darte cuenta de muchos matices que una vez plasmados se queda grabados para poder revisar, desarrollar tus ideas, aclarar y ordenar la información que pasa por tu cabeza.

Nuestro cerebro esta dividido en dos hemisferios, el derecho que se encarga de los procesos creativos de una forma visual u holística (en conjunto) que es más pasional y el izquierdo que se encarga de los procesos básicos, racionales, lineales o lógicos y que es más fría y calculadora. Para poder asimilarlo más fácilmente os propongo la siguiente metáfora. Supongamos que el derecho es un elefante y el izquierdo es su jinete. El elefante ira desbocado y motivado por la energía y los sueños. El jinete será el que empieza a dudar y a pensar si lo que estamos haciendo es lo correcto analizando constantemente. La clave está en saber combinar ambas partes. Aquí es donde entra nuestro diario, este, potencia nuestro jinete con nuestra capacidad planificadora si queremos avanzar de forma inteligente. No se trata de lanzarse a la piscina sin pensar ni de no dar ni un paso por miedo al fracaso en el intento, si no de tomar acción de una forma meditada y controlada. El elefante es el que va a tirarse a la piscina y dice: "¡venga coño, a por todas!", sin pensar en las consecuencias, a lo loco. Y por otro lado esta el jinete que a veces de tanto pensar se paraliza y no toma la acción. Pero... ¿qué pasa si mezclamos estas dualidades utilizando la parte lógica del jinete para planificar y la energía y fuerza del elefante para actuar?

4. Mapas mentales
Los mapas mentales son algo que aprendí hacer de Ramón Campayo, un plusmarquista mundial en memorización, aunque esta técnica es desarrollada mucho antes por Buzan y Lusser Rico entre los años 70 y 80.
Consiste en dibujar en un papel las asociaciones mentales de las palabras e ideas que se nos ocurren en la mente para obtener como resultado una imagen visual global de lo que queremos hablar.

 

Y para no alargar mucho más esta entrada, en la siguiente hablaremos sobre la segunda parte, “hacer crecer las ideas”.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.